Medidas legales para expulsar a un okupa de tu comunidad de vecinos

 

6 Pasos para poder desalojar a los okupas de forma legal

 

La situación en España de la ocupación de viviendas ilegal, es generalizada. Por lo general en aquellas zonas donde la renta es más baja y se han realizado un mayor número de desahucios, también como consecuencia de la salida de los propietarios por vacaciones o por tener otras viviendas.

 

Una vez que una propiedad ha sido ocupada, la intervención del Administrador de Fincas es fundamental, ya que esta situación, afecta tanto a la propiedad individual como a la comunidad de propietarios.

 

Tanto el Presidente de la comunidad de Propietarios como el Administrador de Fincas, pueden tomar medidas legales para el desalojo de la vivienda indistintamente de que el propietario ponga o no una denuncia.

 

Ante esta situación, el Administrador de Fincas debe de conocer la ley para poder actuar y dar una respuesta a los propietarios, lo más rápido posible, para solucionar esta situación que provoca tantos inconvenientes.

 

¿Qué puedes hacer ante la ocupación tu vivienda?

 

Se recomienda seguir el procedimiento de forma legal para poder desalojar a los okupas en 6 pasos y recomendaciones.

 

 

1. Denuncia cuanto antes: Cuando se produce una ocupación en nuestra casa, la mejor medida es denunciar en el menor tiempo posible, es decir, la inmediatez es fundamenta ya que, si la policía presencia los hechos y no han cambiado la cerradura en un plazo inferior a 48h, pueden desalojarlos inmediatamente sin presentar una orden judicial, claro está, siempre y cuando la policía pueda acceder a la vivienda.

 

2. Pasado el plazo de 48h: En caso contrario, si la policía no está presente en el momento en que se produce el hecho delictivo o ya han cambiado la cerradura, se debe emprender un procedimiento judicial, es decir, se necesita una orden judicial para poder actuar.

En estos casos los abogados recomiendan presentar una demanda civil de desahucio.

 

3. Identifica a los okupas: una vez que la demanda se ponga en marcha y exista un juicio, el juez llamará a declarar tanto al propietario como a los okupas  para su correspondiente identificación, por norma general se niegan a identificarse lo que conlleva que el proceso se demore.

La policía también identificará a los okupas, pero si están dentro de la vivienda, no podrán exigir a que se identifiquen.

 

4. Duración del desalojo: este proceso suele durar 9 meses, pero hay muchos casos en los que se demora hasta los 2 años. Aunque el desalojo se pueda dilatar en el tiempo debido a que los okupas muestren resistencia, una vez dictada la orden, la policía ejecutara el desahucio por la fuerza.

 

5. La vivienda esté habitada: en el caso de que la vivienda no esté deshabitada y haya transcurrido un periodo de 48h sin denuncia, el delito es de allanamiento de morada y no de usurpación, castigado con pena de cárcel de hasta dos años.

 

 

Ha habido casos en que se ha avisado a la policía de un robo en lugar de que se estaba ocupando la casa  para que la policía pueda actuar de forma más rápida ya que, entran por la fuerza para detener a los presuntos ladrones y así poder recuperar tu vivienda al momento.

 

 

Para que no sean desalojados y no incurran en un delito de allanamiento de morada, los okupas tratan de asegurarse que no se trata de una vivienda habitual.

 

6. Cuando la vivienda está deshabitada o pertenece a una entidad bancaria: los okupas son acusados de un delito de usurpación, donde no existe una pena de cárcel, si no el pago de una multa para hacer frente a los daños producidos en la vivienda.

 

En cuanto a los gastos que el propietario debe de afrontar, siempre dependerá del tipo de vivienda, el abogado o procurador que elija, oscilando entre los 650 y los 3.000 euros. Pero esto sigue siendo un problema pues, en la mayoría de los casos los okupas condenados suelen declararse insolventes, es decir, el propietario no es indemnizado.

 

¿Cuáles son los mecanismos que posee una comunidad de vecinos para el desalojo?

 

Las acciones son bastante limitadas, si actúan de forma negligente, como realizar actividades molestas, peligrosas, insalubres y están prohibidas en los estatutos, la comunidad puede interponer una demanda civil.

Para poder interponer la demanda se ha de convocar una junta de propietarios para atajar dicho problema, el cual debe ser apoyado por mayoría simple.

 

La ley de Propiedad horizantal en el art. 7.2 recoge las actividades molestas que se realizan en la ocupación de algún bien inmueble.

 

El art. 7.2 en su primer párrafo dicta: “Al propietario y al ocupante del piso o local no les está permitido desarrollar en él o en el resto del inmueble actividades prohibidas en los estatutos, que resulten dañosas para la finca o que contravengan las disposiciones generales sobre actividades molestas, insalubres, peligrosas o ilícitas”.

 

 

Gracias a este artículo, la Comunidad puede ir en contra de aquellos okupas que no respeten las normas de convivencia recogido en los estatutos. Además, el presidente o el Administrador de fincas puede realizar la acción judicial necesaria para poder desalojarlos, de igual manera que si fuese un propietario o de un arrendatario. Siempre y cuando se reconozca la legitimación para poder actuar sin votación de los vecinos en una junta, podrán denunciar.